¿Te cuesta despertarte? Échale la culpa a los genes
¿Te cuesta despertarte? Échale la culpa a los genes

¿Te cuesta despertarte? Échale la culpa a los genes

en Ciencia el

Un nuevo estudio parece respaldar la hipótesis de que ser madrugador o trabajar mejor durante la noche tiene mucho que ver con la “receta” que hay en tus genes. Utilizando la información de sus 90.000 clientes, la compañía privada de análisis genético ’23andMe’ hizo una encuesta electrónica para descubrir alguna indicación de que el ADN de una persona nos permita “predecir” si esta se considerará madrugadora o noctámbula.

Se encontraron 15 regiones del genoma capaces de predecir las preferencias de los participantes. Por separado, cada región contribuía muy poco en el hecho de que una persona se considerara madrugadora o noctámbula. Pero en conjunto, la posibilidad de determinar la preferencia observando los genes se duplicaba.

Otro dato interesante es que siete de las 15 regiones observadas en el estudio se encuentran cerca de genes involucrados en el ritmo circadiano.

A pesar de todo, es importante notar que este estudio está muy lejos de ser perfecto. Hacer encuestas virtuales no es la mejor (ni más confiable) manera de obtener datos. Además, no se consideran factores ambientales como la localización geográfica o época del año, que podrían afectar los resultados.

Con todo, el genetista Eran Tauber, quien no participó en el estudio, señala que la información obtenida es interesante y puede abrir brecha para que se realicen estudios más detallados en esta área.

“Las asociaciones parecen ser muy fuertes. Y el hecho de que algunos de estos genes ya hubieran estado implicado en la función del ritmo circadian es muy alentador —aunque el estudio debe ser seguido de más trabajo experimental.”

Comprender más cómo funcionan los ciclos biológicos de nuestro cuerpo puede ayudarnos a descubrir ya no solo la dosis, sino también el momento ideal para administrar ciertos medicamentos. Esto podría ayudar a minimizar los efectos secundarios de algunos fármacos.

// Fuente: The Verge