Por qué la pintura "Las Meninas" nos cautiva tanto
Por qué esta pintura nos cautiva tanto

Por qué esta pintura nos cautiva tanto

en Arte el

Para los que no sabemos nada de arte, esta pintura podría no tener mucho de especial. Claro, es hermosa, pero también lo son muchas otras. Sin embargo, Las Meninas” de Diego Velázquez es una de las obras de arte más analizadas en el mundo. Si observamos con calma, la pintura está llena de detalles enigmáticos; quienes la ven en persona quedan cautivados por su complejidad y la manera en que las figuran interactúan con el observador.

Las_Meninas_01

Las Meninas” fue pintada en 1656, mide 318 cm × 276 cm y las proporciones de sus personajes son de tamaño real. En la pintura observamos once personas y un perro. Bañada por la luz de la ventana está la infanta Margarita Teresa, mientras que en el espejo de atrás podemos ver el reflejo de sus padres, el rey Felipe IV y la reina Mariana de Austria. A los lados de la infanta están dos damas de honor, y cerca del perro están dos enanos. Atrás de una de las damas de honor se encuentran un par de chaperones. Saliendo de la habitación se observa al chambelán de la reina. Finalmente, el pintor es Velázquez mismo, apreciando el lienzo en el que trabaja.

Rompiendo las barreras de la pintura

La postura de cada personaje es extremadamente natural, y vemos como algunos de ellos nos observan directamente. Casi parece como si alguien hubiera tomado una instantánea y unos pocos se hubieran dado cuenta. La perspectiva con la que “Las Meninas” fue pintada (además de su tamaño) rompe las barreras entre la pintura y la realidad. Parece como si pudiéramos entrar en la imagen misma.

La obra no tiene un punto central, sino tres: la infanta, el espejo con los reyes y el chambelán que sale por la puerta. Esto ha inspirado numerosas interpretaciones acerca de la pintura. Una de ellas evoca la situación política y económica del reino español, que se encontraba en un periodo de decadencia. Esta teoría señala que la infanta representa el mundo ideal, el chambelán representa el mundo real y los reyes en el espejo representan el mundo reflejado.

Diego Velázquez demostró, cuando la pintura todavía se consideraba un “oficio simple”, que a través de ella se podía contar una historia mucho más compleja, volviéndola todo un ejercicio intelectual.

Si quieres aprender más acerca de “Las Meninas” y todo el enigma que rodea a la obra de arte, revisa estos dos análisis de TED-Ed y Nerdwriter1.