Hay rumores que indican que Google podría dejar a un lado su línea que hasta ahora conocemos como «Nexus» para dar paso a otra que a partir de ahora llamaremos «Android Silver». De acuerdo con la información, esta nueva línea funcionaría muy similar a Nexus pero le daría a Google mucho más control del dispositivo y la forma en la que es comercializado el teléfono – además de que el precio del terminal también cambiará e irá a más. 

Android Silver, rumores dijeron hace un mes, era un programa que ayudaría a Google a ofrecer un servicio mucho más personalizado a sus clientes con su sistema operativo móvil, pero conforme ha pasado el tiempo, el Mountain View han pensando que Android Silver podría funcionar para ser la nueva plataforma que llegue a suplir a Nexus.

Por si desconocen el dato, Nexus nació como un proyecto para fabricar los smartphones y tablets hechos 100% para portar Android en su estado más puro (de ahí el nombre AOSP), pero con el tiempo se han convertido en teléfonos con tinta de gama media por su diseño y precio, pero con características de gama alta.

Para Android Silver, Google ya ha buscado compañías que produzcan sus equipos que llegarían al mercado. Estos dispositivos con características de Nexus pero totalmente enfocados a la gama alta, también tendrían un precio mucho más alto – a la par de un Galaxy S5, HTC One M8 y iPhone 6. Como Google buscaría pocas compañías para producir estos dispositivos, también tendrían mayor control acerca de su fabricación, marketing y lanzamientos.

A Google le urge tomar el control de Android, y uno de los primeros pasos que fueron dados para ello fue obligar a las compañías que venden terminales con su sistema operativo a colocar la leyenda «Powered by Android», de esta forma, demostrar lo que está trabajando en el fondo de los cambios en diseño que se hacen. Se dice que Google se enfocaría en vender smartphones Android Silver en mercados desarrollados como Estados Unidos, algunos de Europa y Japón, mismos países elegidos por Apple o Samsung para lanzar en una primera oleada sus terminales.

Vía: TC