En sus inicios, Apple utilizó sólo dos teclas modificadoras. En la Apple II ya usaba tres teclas modificadoras. La primaria es shift, cómo llames a las otras dos teclas modificadoras depende de si eres usuario de Mac y de desde hace cuándo tiempo conozcas a la compañía.

Para los seguidores más jóvenes esta tecla se llama alt, para los veteranos se llama option, pero para alguien que vio nacer a la marca es Tecla Apple Cerrada. Esta última consistía en el logo de la firma rellenado, mientras que la Tecla Apple abierta sólo tenía delineado el logo.

Las teclas modificadoras están en cualquier teclado, incluso la máquina de escribir heredó a nuestros teclados la tecla shift. En ese entonces, shift dominaba al teclado y era la única tecla que las máquinas de escribir necesitaban para ampliar el repertorio de caracteres que podías utilizar. Sin embargo, para el usuario actual de Mac, por lo menos son necesarias cuatro teclas: Control, Option, Shift y Command. 

Por si no fuera poco con la obsesión del diseño de la marca, el orden en las que enlisté las teclas arriba es el señalado en las guías de estilo de la compañía y es cómo se muestran en los menús de Mac OS. Por ejemplo, el comando para duplicar un archivo en Finder es ⌥⇧⌘S.

Nos falta hablar un poco de la tecla ⌘, command. En la Apple II, este símbolo no existía, pero sí la Tecla Apple Abierta. Al paso de los años, Steve Jobs cambió mucho cómo Apple utilizaba su logo, pues eliminó gran cantidad de ellos en el sistema operativo y por completo del teclado. Para Steve, el logo de la firma estaba siendo utilizado a la ligera, por lo que decidió poner a su equipo a trabajar en un nuevo símbolo para la tecla de comando, el resultado fue un símbolo utilizado en cartografía sueca para marcar algún sitio de interés: ⌘.

En cuanto a la Tecla Apple cerrada, simplemente fue sustituida por aquel símbolo que muestra un camino alterno, alt: ⌥.

Si tus amigos usuarios de Windows aún no te odian por hablar siempre de cómo Steve Jobs revolucionó a la industria y de cómo puedes abrir una portátil de Apple con una mano sin que el resto del cuerpo se levante, puedes molestarlos contando esta interesante historia de las teclas modificadoras.