El incremento en el uso de los smartphones y las actualizaciones cada vez más constantes de estos dispositivos nos está ‘obligando’ a renovar nuestros teléfonos con mayor frecuencia. Aunque esto no necesariamente es tan sencillo como suena, y es que aceptémoslo, casi siempre queremos comprar el teléfono más nuevo, el más grande, el que tiene la mejor cámara y obviamente el que cuesta más.

Una de las técnicas más utilizadas y fáciles de comprar un nuevo teléfono es vender un smartphone viejo o el que utilizábamos anteriormente, de esta forma obtienes una parte del dinero que necesitas para comprar tu siguiente equipo. Es por esto que en Conéctica te ofrecemos algunos consejos para que la venta de tu teléfono ‘viejo’ sea fácil, rápida y lo menos dolorosa posible.

El backup o respaldo

backup-smartphone

¿Cuántas veces hemos escuchado la frase ‘mi vida entera está en mi teléfono’?, y es que aunque suene un poco exagerado lo cierto es que nuestros smartphones si guardan cosas muy importantes para nosotros, ya sean contactos personales o de trabajo, archivos o simples fotos, el respaldo de está información es lo primero que debemos tomar en cuenta.

Las herramientas propias de cada sistema operativo (iCloud o Google Account) son de mucha utilidad para esta tarea, y si a éstas le sumamos otras como Dropbox, Google Drive, One Drive o las mismas tarjetas SD mantener un respaldo de nuestra información es bastante sencillo.

Restablece tu teléfono a modo de fábrica

smartphone-fabrica-2

Una vez hecho el backup regresa tu teléfono a modo de fábrica, esto es borrar toda tu información personal para dejarlo como nuevo, ¿no quieres que el nuevo dueño vea tus gustos musicales culposos o tus fotos comprometedoras verdad?. Este proceso es sencillo y dependiendo de la versión del sistema operativo que se tenga los pasos pueden cambiar un poco:

  • En Android ‘Configuración ->  Copia de seguridad y restablecer -> Configuración de fábrica’.
  • En iOS ‘Ajustes -> General -> Restablecer -> Borrar contenidos y ajustes’.

Mantén en buen estado tu teléfono

iphone-roto-2

Mantener tu smartphone sin rayones ni abolladuras hará que se venda como pan caliente, es uno de los puntos más importantes para los posibles compradores, un teléfono con abolladuras indica que el teléfono se ha caído o golpeado y por lo tanto es más propenso a descomponerse (o romperse) con facilidad.

Comprueba la procedencia de tu teléfono

smarphone-accesorios-caja-2

Un plus muy importante al momento de vender tu viejo smartphone es poder comprobar su procedencia (en resumen que no sea robado), si tienes su factura, caja y accesorios originales no tendrás ningún problema.

Elabora el anuncio de venta de tu teléfono en sitios web especializados

vender-smartphone

Tal vez el consejo más importante de todos, un buen anuncio de venta en el sitio web correcto puede decidir si tu teléfono se va pronto o no. Existen varias opciones de sitios web disponibles en varios países y regiones dedicados a la venta de artículos en Internet entre particulares, como Ebay, Mercado Libre, Segunda mano, etc.

Toma fotografías reales de tu teléfono en diferentes ángulos y entre más tomes mejor, de esta forma generas más confianza a los posibles compradores, las imágenes genéricas que puedas encontrar de tu teléfono en Internet o en la página del fabricante no dan muy buenos resultados.

Escribe todas las características o especificaciones de tu teléfono, tamaño de pantalla, megapixeles de cámara frontal y trasera, sistema operativo, capacidad de almacenamiento, etc. Los detalles cuentan, no lo olvides.

Reputación y seguridad al vender

reputacion-online

Seguramente no será el único smartphone que vendas, así que procura mantener una buena reputación en estos sitios especializados, esto aplica tanto si eres vendedor o comprador.

Por último y como consejo personal, si acordaste una entrega personal con tu comprador arregla que sea en un lugar público (como una plaza central, centro comercial, etc.). De preferencia no vayas solo, Internet está lleno de historias de terror de vendedores que terminan sin el producto y sin el dinero. Mejor prevenir que lamentar.