En los próximos meses algunas comunidades del Ajusco, al sur de la Ciudad de México, contarán con una serie de focos ecológicos llamado ‘Luciérnaga’ creados por el ingeniero Moisés Venegas Samperio que utiliza energías renovables y tereftalato de polietileno (PET, por sus siglas en inglés) como material base.

La iniciativa es parte de Aselus, empresa fundada por Venegas y buscan desarrollar tecnología sustentable para poblaciones vulnerables y ayudar a mejorar su vida.

La razón por la que se decidieron a usar PET fue por la abundancia del material en el entorno, como lo explica Vargas: “Quisimos desarrollar un proyecto en el que se pudiera utilizar PET, porque nos dimos cuenta de que había mucha basura y desperdicio; decidimos aprovechar esa basura y darle nueva vida. Además, nuestro principal propósito es poder llevar iluminación a zonas donde no se cuenta con este servicio y ayudar a mejorar la calidad de vida de las personas.”

smart  bottle   aselus

El foco tiene dos funciones ya que puede usarse en el hogar, como una luminaria ordinaria, o colocarla en las calles para el alumbrado público. Funciona como tragaluz, ya que su diseño es en forma de botella traslúcida, con lo que se permite el paso de la luz natural en el día al mismo tiempo que se llenan las baterías recargables a través de sus celdas fotovoltáicas y así aprovecharse en la noche.

El prototipo se encuentra listo para probarse, con la patente ya en trámite, pero la compañía está buscando financiamiento de la iniciativa privada para llevar a cabo el proyecto y comenzar a instalarlo en su primera etapa.

Moisés Venegas estudió en la Universidad Autónoma Chapingo y desarrolló su idea gracias a que creció en Hidalgo, en una comunidad marginada y en situación de pobreza. Sin embargo con este proyecto promete llevar electricidad a más lugares que lo necesiten.

Fuente: Conacyt