Josh Hwakins parece un tipo común y corriente, pero basta con ver este vídeo para darse cuenta de que no lo es.

Josh parece poder encestar cualquier cosa en cualquier lugar, desde cepillos de dientes, discos es su reproductor de DVD e incluso la leche en el refrigerador (ojalá yo pudiera hacer lo mismo).

Lo más impresionante de todo es que, cada una de sus encestadas la hace totalmente de espaldas, y aún así parece no importarle mucho, incluso cuando la gente a su alrededor grite de emoción.

Puedes conocer un poco más de este chico que además es fotógrafo en su página oficial y en su canal de Youtube, en el que además de este vídeo tiene algunos otros igual de interesantes.