En México hay una frase que dice «El miedo no anda en burro» para referirnos a que hay situaciones en las que se toman precauciones de más por cualquier cosa que llegase a ocurrir. Tal frase viene al caso por Donald Trump, quien ha pedido al FBI que investigue una supuesta amenaza recibida a través de Twitter, por nada más y nada menos que Joaquín Guzmán, conocido como «El Chapo.»

Esta semana inició con la fuga de «El Chapo» del penal de máxima seguridad del Altiplano. El capo más famoso y buscado del mundo, tiene una cuenta en Twitter que no se sabe si sea oficial, pero según algunos rumores dicha cuenta es llevada por uno de los hijos del narcotraficante.

Entonces en la cuenta @ElChap0Guzman lanzó amenazas contra Donald Trump, luego de que el pre candidato a la presidencia de los Estados Unidos siguiera con su retórica contra los inmigrantes mexicanos y añadiera cosas como que «Estados Unidos debió invadir México» o que él le «patearía el trasero» al Chapo.

Por eso la supuesta cuenta de Twitter del capo mandó este mensaje:

CJ5vQFVUsAAuGVz

Según reporta ABC News, Trump contactó a la oficina del FBI en Manhattan para ver la posibilidad de averiguar de dónde provino el tweet.

La fuga de «El Chapo» ha servido a Trump para continuar con su discurso en donde señala la corrupción del país (eso es cierto) pero también los problemas que los inmigrantes y el gobierno de México podrían traerle a los Estados Unidos.

Como hemos dicho antes, no se sabe si la cuenta es de Guzmán y lo más probable es que sea una cuenta falsa, pero si tomamos en cuenta que es uno de los criminales más buscados del mundo con el poder y dinero suficiente para comprar gobiernos, probablemente por eso Trump esté tomando medidas «por si las dudas».