Cosas extrañas, muy extrañas, pueden suceder cuando te emborrachas. Especialmente si decides acompañar el alcohol con una apuesta. Justo ese fue el caso de este sujeto: perdió la apuesta  y se vio obligado a tatuarse el logo de Pewdiepie en el trasero. Literalmente, fue arrastrado por sus amigos. Y también, por alguna razón, le tatuaron la palabra “meme”. Como si no fuera poco, el grupo de muchachos alcoholizados salieron por la ciudad a mostrar el resultado de la apuesta… mientras el chico tatuado seguía en ropa interior.

Pewdiepie hizo se grabó reaccionando a el video de los chicos, notando a modo de broma que aunque el perdedor de la apuesta tenía un “lindo trasero”, el logo de Pewdiepie es marca registrada y tendría que ir él mismo a borrárselo con láser.