El interior de un reloj mecánico puede llegar a ser algo muy complejo, pero a la vez hermoso de observar. Christoph Laimer se dedicó a diseñar y fabricar uno de estos dispositivos con ayuda de una impresora 3D. Por el material, este reloj mecánico de plástico es poco preciso y solo funciona durante 30 minutos, pero debemos reconocer que la hazaña de construirlo es realmente impresionante.

En este video podemos observar más de cerca cómo funciona. Uno de los objetos completamente (bueno, casi, excepto por unas cuantas partes metálicas que conservan todo en su lugar) impresos en 3D más detallados y fascinantes que hemos visto,

Si tienes una impresora 3D, puedes intentar armar el tuyo. Aquí encuentras todo lo que necesitas. Te dejamos una animación del ensamblado de este elaborado reloj mecánico paso a paso , donde se aprecia cada una de sus partes. ¡Fascinante!