Sí, Estados Unidos quiere a ‘El Chapo’ (la mayoría considera que la mejor opción es que pague por sus crímenes allá) y México ya empezó el proceso para extraditarlo… pero los trámites podrían durar «más de un año», incluso hasta seis. ¿Y mientras? ¿Qué sucederá con el narcotraficante que anda en boca de todos? Joaquín Guzmán regresó a la misma prisión de la que se escapó hace seis meses.

Sin embargo, las cosas ya no serán igual. Se reporta que las autoridades (ahora sí) no están escatimando medidas para que el capo permanezca tras las rejas.

Medios locales informan que ‘El Chapo’ no se queda cómodo en una mismo lugar: después de unas cuantas horas o días lo cambian de celda al azar. Dicen que ya lleva 8 diferentes. Además, los pisos de la prisión de «máxima seguridad» están siendo reforzados para evitar que el narcotraficante construya otro de esos túneles súper equipados. Desconocemos si también están haciendo algo para evitar que se escape entre la ropa sucia.

Lo que sí es que hay guardias de seguridad resguardando al capo 24 horas al día. También hay grabaciones de video ininterrumpidas… ahora sí de todos los rincones de las celdas. 

En su entrevista, ‘El Chapo’ habló que su libertad lo hacía muy feliz y que era «muy bonita». Comentó que le pidió ayuda a Dios y que afortunadamente todo salió bien en su escape. ¿Qué sucederá en esta ocasión? Tal vez, mientras Peña Nieto sigue poniendo más guardias y cámaras, el capo sencillamente piensa ‘Challenge Accepted’.

Fuente: Quartz