Aveces no medimos lo que compartimos en Facebook, pero a este ex convicto compartir en la red social le salió bastante caro.

Malik First Born Allah Farrad (anteriormente Marvin Buckles), quien fue declarado culpable de cargos federales de armas y drogas en el año 2000. En el 2013, el FBI empezó a investigarlo por suspechas de de conducta ilicita y como parte del proceso empezaron a buscar a través de sus redes sociales. Ahí fue cuando descubrieron una foto de tres armas sobre el baño de su apartamento, así como una selfie donde posa con un arma. A Farrad se le olvidó que a los criminales no se les permite tener armas de ningún tipo.

La pena por romper esta regla es de 10 años como mínimo, mientras que con modificadores, los convictos puede ganar 5 años más en prisión.

Así que, una vez que las autoridades descubrieron estas imágenes, arrestaron a Farrad y fue condenado a 188 meses.

La moraleja de esta historia es que nos midamos con la cantidad de cosas que compartimos en Facebook, para no terminar en situaciones problemáticas.