A primera vista podría parecer que un time-lapse es solamente un video reproducido a alta velocidad. Sin embargo, aunque los resultados son muy similares, se requiere una técnica distinta para obtener un verdadero time-lapse. En realidad, este se obtiene compilando muchas fotografías de un solo lugar capturadas en intervalos de varios segundos. Se usan para obtener breves “videos” de cosas que suceden en un periodo de tiempo relativamente largo.

¿Por qué no simplemente hacer un video y aumentar la velocidad de reproducción? Imagina la enorme cantidad de video que se necesitaría capturar para obtener las imágenes de una flor mientras se abre.

La clave es la estabilidad, tanto de la cámara como de los ajustes de la misma. Deberás conseguir un buen tripié y mantener toda la configuración en modo manual. Cualquier cambio o movimiento de la cámara, por más ligero que sea, arruinará completamente el efecto del time-lapse. Mira a Kai de DigitalRev TV explicarlo con más detalle en este video.