Someterse a una cirugía no es ninguna diversión. Sin embargo, observar a la gente recuperándose de la anestesia y medicamentos tan fuertes que se utilizan durante las intervenciones, es sin duda una de las cosas más graciosas que he visto últimamente en Internet. En ningún otro lugar podrán ver a una joven y sana mujer obsesionada con montar en un unicornio mágico, o ser testigo de un hombre a punto de llorar con solo pensar en la idea de montar a Buzz Lightyear en Disney Land.

Las secuelas de Kelly tras quitarle una muela del juicio:

“Me siento como si un unicornio me llevase al palacio mágico”:

“¿Esto es la vida real? ¿Esto será así para siempre?”:

¡Quiero montar en Buzz Lightyear!

¡Por qué iba a pedir perdón, ni siquiera puedo pensar con claridad! (Uno de mis favoritos):

El campeón de la Champions:

Rompe el brazo, pero le hace gracia:

Le quitan una muela y piensa que está en Howarts:

¿Quién eres? -Soy tu madre. -No, no lo eres: