Un chico estadounidense de 25 años de edad llevaba 17 meses viviendo con un corazón artificial “externo” que le ha mantenido con vida hasta el momento del transplante. Stan Larkin ha sido uno de los primeros pacientes en poder utilizar un sistema llamado Syncardia Freedom Portable Driver, un dispositivo que ha tenido que llevar a la espalda durante todo este tiempo si quería seguir con vida. Ahora, por fin han logrado realizarle el transplante de corazón.

Larkin y su hermano mayor, habían sido diagnosticados en su adolescencia con miocardiopatía familiar o hereditaria, un problema que provoca fallos cardiacos de manera progresiva. En diciembre de 2014 tuvieron que retirarle el músculo dañado, convirtiéndose en uno de los pioneros en el uso de una nueva tecnología de corazones artificiales. El dispositivo que utilizaba pesa unos 6 kg y utiliza aire comprimido para realizar el trabajo del corazón, bombeando la sangre a través del cuerpo.
Syncardia_Freedom_Portable_Driver
El hermano de Larkin también tuvo que depender de una máquina hasta recibir su transplante de corazón, pero su tiempo de espera fue menor. Una auténtica historia de esperanza que ha causado sensación en Estados Unidos, un lugar donde más de 121.000 personas están en la lista de espera para el transplante de órganos.