De vez en cuando vale la pena ponerse un poco paranoico, especialmente cuando tu dinero está en juego. La clonación de tarjetas es un crimen muy común, y siempre vale más prevenir que lamentar. Por eso hay que tener mucho cuidado y revisar el cajero automático que frecuentamos… nunca se sabe cuando alguien querrá hacerte su próxima víctima.

El usuario de YouTube Ben Tedesco se encontraba en Viena cuando se dio cuenta de algo extraño en un cajero automático cerca de la estación del metro. En la ranura de la tarjeta se podía ver un poco de pegamento y resulta que era un “skimmer”, un dispositivo para clonar la tarjeta copiando la información de la banda magnética.

Ben llamó a la policía y se aseguró de que una turista no utilizara otro cajero automático sin revisarlo primero. ¡Mucho cuidado!