Los frijoles saltarines no son frijoles en realidad. Son semillas de un arbusto de la especie Sebastiania pavoniana que han sido infestadas por huevos de una polilla llamada Laspeyresia saltitans. Dentro de la semilla se desarrolla una larva que puede vivir por varios meses ahí, si las condiciones son adecuadas. Sí, el “frijol saltarín” es una semilla de color castaño con una larva dentro de ella.

Las larvas son sensibles al calor y a la deshidratación, así que al detectar un cambio en la temperatura (como cuando las sostienes en tu mano) se moverán tratando de trasladar la semilla a la sombra. De ahí el característico “salto” de los frijoles saltarines.

En este video podemos ver a los frijoles saltarines en acción, a partir del segundo 00:25.