¿Debemos comer alimentos de cultivos transgénicos? Quizá sea una de las preguntas más importantes que pasa por la cabeza de los consumidores. Hoy en día existe un debate cargado de emociones y desinformación que buscan desacreditar a una tecnología que podría salvar millones de personas y proteger el medio ambiente al mismo tiempo. Estos son algunos de los motivos que te harán ver este tema desde otra perspectiva.

alimentos-transgenicos-vegetales

1. Todos los alimentos están genéticamente modificados (GM).

Ya lo vimos hace un tiempo con Neil deGrasse. Hemos modificado genéticamente todos los alimentos que hemos comido durando los últimos 10 milenios: se llama selección artificial. El avance ahora está en que el proceso podemos controlarlo desde el laboratorio. Y en lugar de elegir las mejores líneas de cultivos, se estudia qué partes del genoma controlan cada cosa para poder mejorarlos según nuestras preferencias.

2. Los cultivos GM incrementan los rendimientos.

No es un secreto que los cultivos modificados genéticamente produzcan más con menos recursos. Cuando hablamos de eficiencia, los datos dicen que se obtienen mas toneladas por hectárea al usar este tipo de plantas. Por ejemplo, entre 1996 y 2013, la biotecnología agrícola fue la responsable de una producción adicional de 138 millones de toneladas de soya y 274 millones de toneladas de maíz.

3. Los cultivos transgénicos usan menos pesticidas.

Este estudio del año pasado indica que la adopción de los cultivos transgénicos resistentes a insectos y tolerantes a herbicidas habían reducido el uso de pesticidas en 553 millones de kg (-8.6 %) entre 1996 y 2013. Como resultado, se había reducido el impacto ambiental relacionado con el uso de pesticidas y herbicidas usados en estos cultivos en un 19,1%.

4. Los cultivos GM ayudan a los pequeños productores.

Viendo el punto número 2, la reducción de insumos es una ventaja para el pequeño agricultor. De hecho, un análisis del African Develompent Bank y el International Food Policy Research Institute concluyó que en condiciones ideales, podrían mejorar sus ingresos en un 114%, reduciendo costes de pesticidas entre un 60% a 90%, y mejorando los rendimientos entre un 18% a 29%.

5.  Los cultivos GM nos pueden ayudar a ganar la lucha contra el cambio climático.

La tecnología utilizada ha promovido un menor uso de combustible y cambios en las prácticas agrícolas, lo que ha dado como resultado una disminución en los gases de efecto invernadero. Y de la misma manera que se utilizan menos productos como pesticidas, se consigue reducir la cantidad necesaria de combustibles fósiles, contribuyendo con el futuro sostenible del planeta.

6. Los cultivos transgénicos pueden combatir la malnutrición.

Ya les enseñamos en otro momento esta genial infografía con una serie de alimentos que parecen tener «superpoderes». Se ha intentado combatir la falta de ciertos compuestos y vitaminas con suplementos alimenticios, sin embargo esto no ha sido suficiente. El objetivo es conseguir que los propios alimentos que consumimos puedan aportar directamente ese déficit.

7. Los cultivos GM dan esperanzas para un mejor futuro.

Los alimentos genéticamente modificados son una de las herramientas más importantes para ganar la batalla contra el cambio climático.  Además, ahora mismo hay más de 85 variedades en la última fase de ensayos de campo, y muchas de ellas desarrolladas específicamente para países pobres.