Como una ciudad sin ley. La dark web es sin duda el sitio más obsceno y sucio de Internet. Si tienes dinero puedes encontrar prácticamente todo lo que te imagines: narcóticos, pasaportes falsos, armas de fuego o incluso asesinos a sueldo. Y según el grupo de inteligencia sobre amenazas israelí Sixgill, mucha gente estaría utilizándola para conseguir títulos universitarios falsos.

Tal y como dice el CEO de la compañía, Avi Kasztan: «los criminales cibernéticos han creado un mercado digital en el que estudiantes sin escrúpulos pueden obtener o conseguir la información necesaria para tener credenciales académicas de forma injusta».

hacking

Sixgill ha identificado a varios vendedores de este tipo de producto, despachando títulos universitarios que parecen legítimos. Lo que hacen luego es contratar a hackers que se meten en los sistemas de las computadoras de las universidades y cambian las notas. Por ejemplo, uno de ellos alardea de la calidad del papel, el relieve del sello o el tamaño tan parecido al diploma original.

Una de las cosas más soprendentes es la diversidad de títulos falsos disponibles. Aunque los hay de instituciones tan prestigiosas como la Universidad de Oxford, Cambridge y Harvard, la mayoría son de universidades más comunes como la John Moores de Liverpool, Middlesex o Northen Iowa.

diplomas-falsos dark web

¿Cuánto vale esto?

Seguro que se lo están preguntando. Al igual que la mayoría de cosas en la dark web, se paga con BitCoin, ya que permite pagos anónimos. Convertido a dólares, cada uno costaría entre los 200 y 400 dólares (un precio mucho más bajo que cualquier matrícula). Sixgill también identificó a alguien que vendía una guía sobre cómo hackear sistemas de clasificación universitaria por tan solo 15 dólares.

Vemos la facilidad tan aterradora con la que se pueden falsificar estos documentos y manipular carreras universitarias. Mientras que los piratas y falsificadores acumulan miles de dólares, si alguien consiguiera un trabajo en campos como la medicina o la ingeniería con este engaño, las consecuencias podrían ser fatales.