Las frutas y verduras de hoy no se parecen en prácticamente nada a las de antes. Parece algo imposible, pero durante miles de años, los humanos hemos influido en los cambios que han sufrido. No solo han aumentado su tamaño, sino que también han cambiado su estructura interna, sus colores y sabores.

Esto se debe a los experimentos realizados en los campos desde hace siglos y que a nivel técnico se le llama selección artificial. El granjero o agricultor sólo permitían reproducirse a las plantas y animales con unas características deseables, lo que causaría la evolución de las razas.

De esta manera, podemos ver ahora algunas de las plantas que más han cambiado. Muchas de ellas ni siquiera se podían comer, pero estas modificaciones de su genoma han logrado obtener los productos que hoy compramos en los mercados y consumimos en nuestras casas.

La berenjena

berenjena

Las berenjenas no fueron siempre largas y con el color púrpura que conocemos hoy en día. Eran blancas. Algunas de color azul brillante. Y otras (como las de la foto) de color amarillo y redondas. Algunas de las primeras berenjenas se cultivaron en China. Y las primeras «versiones» tenían espinas en el tallo de la planta.

El plátano

platano

Los plátanos se cultivaron por primera vez hace 7 mil años en Papúa Nueva Guinea. Eran mucho más robustos, y las semillas de mayor tamaño. Hoy en día, los plátanos que se encuentran son una mezcla de las variedades Musa balbisiana y Musa acuminata.

La sandía

sandia

En esta pintura del siglo XVII de Giovanni Stanchi, se representa una sandía que se ve bastante diferente de las sandías actuales. Viendo una de las secciones transversales, se puede ver como su interior parece estar formado por 6 secciones de un aspecto bastante seco y poco apetecible. Ahora incluso las tenemos «sin semillas».

El maíz

maiz

Probablemente, el que más haya cambiado. Hace unos 10.000 años, los agricultores de lo que es ahora México se dieron cuenta de que no todas las plantas de maíz eran iguales. Algunas eran más grandes, otras sabían mejor. Así que empezaron a guardar los granos de las plantas que más les gustaban, para plantarlos en la siguiente temporada. Gracias a esa selección, las mazorcas se volvieron más grandes y dulces con el tiempo.

La zanahoria

zanahoria

Las zanahorias más antiguas que se conocen, fueron cultivadas en el siglo X en Persia y Asia Menor. Originalmente, eran de color púrpura o blanco con una delgada raíz, pero perdieron su pigmento convirtiéndose en la planta naranja que conocemos.