Durante las últimas décadas, la utilización de alimentos transgénicos ha sembrado una serie de beneficios no solo a nivel alimentario, sino a las cuestiones económicas y sociales de muchos agricultores. Estos son algunas de ellas.

Beneficios socio económicos de los alimentos transgénicos

alimentos-transgenicos

Cultivos de mayor rendimiento

La tecnología de resistencia a insectos utilizada en los cultivos de algodón y maíz modificado genéticamente han ofrecido constantemente aumentos de los rendimientos debido a la reducción de daños por plagas. Unos aumentos que van entre el 13 al 17% dependiendo del producto si los comparamos con los sistemas convencionales.

El uso de la tecnología de tolerancia a herbicidas también ha contribuido al aumento de la producción, a un mejor control de malezas y contribuyendo con rendimientos más altos en algunos paíse.

Mejores rendimientos para los agricultores

La biotecnología agrícola ayuda a que los agricultores tengan ingresos más seguros debido principalmente a la mejora de ese control de plagas y malezas. En números, el nivel de beneficio económico neto 17,7 mil millones de dólares (101 dólares por hectárea de media). Tras 19 años de uso de alimentos transgénicos, el aumento de la ganancia agraria global ha sido de 150,3 mil millones de dólares.

El beneficio total de los ingresos agrícolas fueron divididos casi por igual entre los agricultores de países en desarrollo (51%) y de países desarrollados (49%). Además, los rendimientos más altos los siguen teniendo los agricultores de los países en desarrollo, donde la mayoría son agricultores de escasos recursos y manejan pequeñas granjas.

Excelente retorno de las inversiones

La biotecnología agrícola sigue siendo una buena inversión para millones de agricultores. Los costes pagados por los agricultores para acceder a la biotecnología agrícola en 2014 fue tanto como el 28% de las ganancias totales. Esto significa que a nivel mundial, los agricultores recibieron un promedio de 3,59 dólares por cada dólar invertido en semillas transgénicas.

Mejoras ambientales

La biotecnología agrícola ha contribuido a reducir significativamente la emisión de gases de efecto invernadero de las prácticas agrícolas. Esto es consecuencia de un menor uso de combustible, y menor almacenamiento adicional de carbono en el suelo por reducción de la labranza con cultivos transgénicos. Durante el año 2014, esto fue equivalente a retirar 22,4 millones de kg de dióxido de carbono de la atmósfera (como retirar 10 millones de automóviles de las calles durante un año).

Fuente: PG Economics