‘AKIRA’ es uno de los mangas y anime más importantes de la historia. Esta obra, creada por Katsuhiro Ôtomo, se transformo en película en el año 1988, marcando un antes y un después en este género.

Han pasado los años y sigue siendo referencia, una película de culto. Además de su increíble historia, el anime está cuidado hasta el último detalle, algo que se puede apreciar en cada plano del film. De todos modos, si algo es significativo en ‘AKIRA’ es el uso de la luz o, mejor dicho, cómo la crearon.

akira

La luz en ‘AKIRA’, mucho más de lo que pensamos

Para empezar, debemos tener clara una cosa bastante obvia. En las películas convencionales, la luz puede utilizarse para tener unas escenas alucinantes. En el anime es diferente, ya que la luz hay que crearla por completo, algo que era todavía más complejo en el año 1988.

‘AKIRA’ se hizo de una manera artesanal, un aspecto que se aprecia a primera vista. La luz juega un papel muy importante en el film, algo que nos queda claro desde el inicio. Vemos como los poderes, la ciudad, las motos, las explosiones, el aura de algunos personajes, los neones, etc. tienen un significado especial.

akira

En el siguiente video, creado por Nerdwriter1, se analiza a fondo cómo Otomo consiguió este acabado tan alucinante. Además de explicar que la ciudad de Tokio es otro personaje más o la importancia de la luz en las escenas principales: