Se trata de una increíble iniciativa dedicada a recolectar basura de las playas para levantar conciencia acerca de la contaminación marítima. Su proyecto consiste en crear esculturas con la basura del océano y convertirla en piezas de arte.

‘Washed Ashore’ organiza limpiezas regulares

La comunidad se reune de vez en cuando a recolectar objetos de plástico y otros materiales que los turistas y habitantes han dejado en las diversas playas de Oregon, en Estado Unidos.

Después de clasificar por tamaño y color todos los objetos obtenidos, Angela Haseltine Pozzi es la encargada de poner su imaginación a volar y crear esculturas. Ella explica que no es necesario añadir color de ninguna otra forma a las piezas, pues el plástico viene en todos los colores y tamaños imaginables. Además, la cantidad de material es tal, que no hay escapes de él.

Obviamente se necesitan cientos de voluntarios para llevar a cabo tal tarea y a estos les llaman embajadores. Estas personas también viajan al rededor del país para dar pláticas informativas.

Angela cree que lo mejor que le puede pasar a su organización es quedarse sin materia prima para trabajar. Es decir, cumplir su tarea de limpiar las playas y mares de desechos plásticos, una tarea monumental.