Un día decides dar una vuelta en bicicleta con tus amigos por la naturaleza. De repente, decidís hacer un descanso, y es entonces cuando apoyas tu bici en una cerca electrificada. Eso es lo que le ocurrió a los protagonistas del siguiente video, intentando todo tipo de cosas para recuperar la bici y no acabar electrocutados:

Obviamente, el dueño de la bicicleta no sabía que la cerca estaba electrificada, y vemos como intentan por todos los medios sacarla de ahí. Obviamente, la electricidad se pasa a través de la bici, y reciben descargas cada vez que la tocan. Tuvieron suerte de encontrar unos palos y así poder recuperarla sin acabar totalmente fritos.