Samsung por fin ha concluido la investigación sobre lo sucedido con el Galaxy Note 7, un smartphone que ha dañado seriamente la imagen de la compañía coreana. De todos modos, parece que las investigaciones independientes iban bien encaminadas.

Tal y como esperábamos, Samsung ha llegado a la conclusión que las explosiones (o combustiones espontáneas) de los Galaxy Note 7 fueron ocasionadas por la batería del dispositivo. Todo apunta a que no dejaron el suficiente espacio en el interior, algo de lo que ya habíamos hablado hace varias semanas.

Se confirma el problema del Galaxy Note 7: el poco espacio interno

Sí, Samsung se equivocó al no dejar espacio suficiente alrededor de la batería. Como sabrán, las baterías pueden aumentar ligeramente de volumen cuando se calientan, y esta combinación de factores hizo que el Galaxy Note 7 acabara siendo retirado del mercado.

galaxy note 7

En un primer momento, la culpa cayó sobre Samsung SDI, compañía filial que se encarga de realizar las baterías. Luego se dieron cuenta que seguían teniendo el mismo problema con baterías de otros proveedores, teniendo que pedir a los clientes que devolvieran cuanto antes los teléfonos.

Esperemos que lo ocurrido con el Note 7 sirva para que Samsung aprenda de sus errores, y que no haya sorpresas desagradables con el Galaxy S8, smartphone que ya vimos hace unos días en un video.

Fuente: Reuters