Después de años de debate, al fin un estudio confirma que vapear es mucho más seguro que fumar tabaco. El uso de cigarros electrónicos ha levantado dudas sobre sus efectos en la salud y el estudio demuestra que es una alternativa más sana.

Los cigarros electrónicos no habían sido estudiados de esta manera

Aquellos estudios que decían que el uso de cigarros electrónicos traía muchos riesgos sólo estudiaban los químicos involucrados o el vapor emanado por ellos. Para este tipo de estudios, se utilizan modelos celulares o animales dedicados para el estudio científico.

Así es como este estudio realizado por la Universidad Colegio de Londres ha decidido distinguirse y analizar los efectos reales de la exposición de los productos emanados y utilizados por los cigarros electrónicos.

Para ello, juntaron a una serie de individuos que utilizan este tipo de dispositivos en su vida diaria. El resultado es impactante, ya que tan sólo 6 meses después de haber cambiado el uso de cigarro tradicional por uno electrónico, los sujetos contaban con menor cantidad de sustancias cancerígenas en su cuerpo.

Desafortunadamente, el estudio no comparó a poblaciones que nunca habían consumido cigarrillos de tabaco contra otra que nunca haya utilizado uno electrónico. Esto nos daría una visión más clara sobre los efectos de uno u otro.

Aunque esto sólo es el inicio en el estudio de los efectos de salud del cigarro electrónico, sí confirma que es una alternativa que cualquier fumador debería de considerar si es que o está dispuesto a dejar el consumo de tabaco por completo.