Acabamos de conocer que los bomberos de Tianjin (al norte de China) tuvieron que acercarse a sofocar el fuego de la fábrica de Samsung SDI. Sí, efectivamente, se trata de la factoría en la que se produjeron las baterías del Galaxy Note 7, conocido por ser el móvil que ha colocado a Samsung en una posición delicada.

El incendio se declaró a las 6:00 (hora local) en el distrito tianjinés Wuqing, afectando a baterías (de ión-litio) y muchos otros productos. Fueron necesarios 19 vehículos y 110 agentes, pero (afortunadamente) el fuego se sofocó rápidamente y no hubo que lamentar heridos.

Muchas imágenes publicadas en las redes sociales muestran cómo unas columnas de humo surgen de la fábrica, contrastando con la información publicada por Samsung, declarando que sólo había afectado a un depósito de materiales desechados (sin afectar a las líneas de producción).

Obviamente, se han personado responsables locales de medio ambiente, midiendo los índices de polución. En 2015 esta ciudad sufrió una cadena de explosiones de materiales tóxicos en el puerto, dejando 173 muertos y casi 800 personas heridas. Esperemos que Samsung no tenga más problemas relacionados con explosiones, y entierre definitivamente todo lo relacionado con el Galaxy Note 7.