¿Quién no ha estado a punto de lanzar por la ventana la impresora cuando no funciona? Todos nos hemos visto alguna vez en una situación del tipo “tóner atascado” o “papel destrozado”. Aunque como con toda pieza de tecnología, debemos tener paciencia con ella, lo cierto es que arreglar impresoras no es precisamente el punto fuerte de este hombre.

El procedimiento es muy sencillo: abrir carcasa, quitar el tóner amarillo, y bueno…véanlo ustedes mismos: