Cuando pensamos en Williamsburg, la mayoría de nosotros lo asocia a una de las zonas más hipsters de Nueva York. Existe otro Williamsburg, rural, ubicado en Virginia. Allí nos encontraremos un cementerio muy especial, concretamente de bustos de presidentes de los Estados Unidos.

El autor de estas impresionantes esculturas es David Adickes, quien se inspiró en las gigantescas efigies del Monte Rushmore. De todos modos, él buscaba hacer una versión más cercana, para que los visitantes pudieran acercarse a estos bustos y verlos al detalle.

Cada uno de ellos pesan 18 toneladas y miden seis metros de alto. Se exhibieron en tres Parques Residenciales distribuidos por todo el país. Cuando llegó la crisis financiera, estas 43 esculturas fueron abandonadas en la granja de Howard Hankins, uno de los contratistas de los parques.

Por un momento parecería que estamos ante una escena del ‘Planeta de los Simios’ o en un nuevo videojuego de Bioshock. Tienen una fuerza impresionante, y parecen que están enterrados en el suelo. A continuación les dejamos con algunas imágenes de estas impresionantes esculturas presidenciales: