Durante una conferencia de prensa en Washington DC, la NASA acaba de revelar el descubrimiento de siete nuevos exoplanetas del tamaño de la Tierra orbitando sobre una estrella a “sólo” 40 años luz de nosotros. Es más, tres de ellos están dentro de la “zona Goldilocks”, por lo que podrían ser habitables.

Los 7 exoplanetas descubiertos por la NASA

Se trata de la primera vez que los astrónomos han descubierto otro sistema solar con siete planetas aproximadamente del mismo tamaño que el nuestro. Y lo que es más importante, la NASA calcula que con las condiciones atmosféricas adecuadas, las siete podrían tener agua líquida en la superficie (aunque lo más probable es que sea solo en esos 3 de la zona Goldilocks.

Este descubrimiento podría ser una pieza importante en el puzzle para encontrar otros ambientes habitables, lugares propicios para la vida.

NASA

Los siete exoplanetas se encontraron en formación alrededor de una estrella enana llamada TRAPPIST-1. Las estimaciones de su masa indican que son planetas rocosos, en lugar de ser gaseosos como Júpiter.

Los tres exoplanetas de la zona habitable de la estrella están situados en las partes llamadas TRAPPIST-1e, f y g, siendo TRAPPIST-1f  el mejor candidato para la posibilidad de albergar vida. Es un poco más frío que la Tierra, pero podría ser adecuado gracias a su atmósfera y los suficientes gases de efecto invernadero.

exoplanetas nasa

Cómo se hizo el descubrimiento

Los investigadores utilizaron un telescopio llamado TRAPPIST (TRAnsiting Planets and PlanetesImals Small Telescope) para observar su luz estelar y los cambios de brillo. El equipo observó sombras, como si fuesen pequeños eclipses, interrumpiendo periódicamente el patrón constante de la luz de las estrellas.

A esto se llama tránsito. Por tanto, las sombras indicaban planetas, lo que se confirmó con observaciones posteriores.

Utilizando una red global de telescopios terrestres como TRAPPIST y telescopios espaciales como el Spitzer, los investigadores continuaron mirando hacia el sistema y fueron capaces de determinar los períodos orbitales, distancias a su estrella, radio y masas de los planetas.

Durante la próxima década, esperan definir la composición de la atmósfera de cada planeta, así como determinar si realmente tienen agua líquida en la superficie y buscar signos de vida.

Fuente: Nature