Hasta hace unas pocas semanas, nuestro destino más obvio para buscar vida extraterrestre era el sistema TRAPPIST-1, en donde se especula que hay 3 planetas habitables. Esto ha cambiado con el descubrimiento del sistema LHS 1140, a 40 años luz de la Tierra.

LHS 1140 reveló sus secretos en 2014

Como hemos visto, encontrar planetas fuera de nuestro sistema solar es súmamente difícil. En 2014, el telescopio M-Earth, en Chile, captó una leve sombra transitando a la enana roja. A partir de ese momento, se ha analizado información recolectada por el telescopio y los resultados han sido publicados.

Este planeta tiene un radio 1.4 veces mayor que la Tierra y su masa es 6 veces el de esta. Además de que se encuentra 10 veces más cerca a LHS 1140 que nosotros a nuestro Sol. De cualquier manera, la estrella es tan tenue, que esta distancia se considera zona habitable.

Los análisis de la información revelan que el núcleo de este exoplaneta es muy similar al de la Tierra.

Los científicos encargados de este descubrimiento concluyen algo que garantiza que escucharemos mucho sobre este planeta, nombrado LHS 1140b.

El sistema LHS 1140 podría probar ser un objetivo mucho más viable para albergar vida que Proxima b o TRAPPIST-1

Para el resto de nosotros, en realidad no importa cuál de estos sistemas se establece como el ganador en cuanto a presencia de vida. Lo magnífico sería comprobar que existe o que los humanos podrían iniciar colonización fuera de nuestro hogar.

La estrella forma parte de la constelación Cetus, que se representa como una ballena o un monstruo marino

Fuente: Nature