Si alguna vez te has cortado con un papel, sabrás que además de doloroso, el borde puede estar realmente afilado. Tanto, que si lo ponemos en un esmeril angular o radial, se pueden conseguir cosas tan increíbles como cortar una barra de Snickers o una Coca-Cola.

Desde The Q ya nos avisan que no debemos hacer esto en casa (por razones obvias). No creo que pueda utilizarse como alternativa a discos metálicos normales, pero por si acaso, manténgase alejado de pies y manos: