Muchas veces, alejarnos de formatos clásicos (lienzo, papel, pared, etc.) hace que las obras de arte cobren una nueva dimensión. Es el caso de la obra del artista australiano Ben Frost, quien es capaz de crear unas obras espectaculares sobre cajas de medicamentos, envases de comida o incluso sellos nazis.

Su último trabajo está expuesto en la galería Stolen Space de Londres, y a continuación les dejamos con una selección de lo que es capaz. Como verán, suele utilizar rostros que parecen salidos de un manga/anime o personajes de series de animación conocidas.

Todo el colorido y la fuerza de estos personajes combinan a la perfección con el packaging existente: