En enero del 2012, el mundo dirigía su mirada a la isla italiana de Giglio. Una maniobra arriesgada del capitán Francesco Schettino provocó que el crucero Costa Concordia chocara contra unas rocas, provocando una tragedia que dejó 32 personas fallecidas.

El fotógrafo Jonathan Danko Kielkowski ha conseguido colarse en el interior del siniestrado barco, documentando las ruinas de lo que fue (en su momento) todo un símbolo del lujo. En el año 2014, durante la restauración del barco, Jonathan consiguió entrar en el Costa Concordia y realizar un impresionante reportaje.

Este trabajo se ha materializado en un libro, bautizado como ‘Concordia‘. A continuación pueden ver algunas imágenes que muestran cómo quedó este lujoso crucero tras el accidente:

costa concordia