Nuestro cuerpo, siendo una máquina tan perfecta, parece imposible que pueda funcionar sin alguno de los órganos vitales. Años de investigación han logrado que hoy podamos ser operados con éxito de este tipo de problemas, y hasta llevar una vida prácticamente normal. Lo ideal aquí es encontrar un recambio que funcione como el órgano original, como es el caso de este corazón artificial impreso en 3D.

Este corazón de silicona ha sido desarrollado por investigadores de la ETH Zurich, una universidad en Suiza, en un intento de hacer un corazón artificial que puede imitar los movimientos del órgano real.

Los corazones artificiales y otros dispositivos diseñados para mantener el flujo de sangre, por lo general toman el lugar de un corazón dañado mientras que el paciente espera la donación de un órgano o que su propio corazón se recupere.

Así es el corazón artificial impreso en 3D

El modelo es prácticamente del mismo tamaño que un corazón humano, pesa 390 g y se creó usando la impresión 3D, con una técnica de fundición de cera perdida. Al igual que un corazón real, tiene un ventrículo derecho e izquierdo, que está separado por una cámara que sirve como músculo del órgano. Cuando la cámara se infla y desinfla por aire presurizado, es capaz de bombear el fluido de las cámaras.

Pero ojo, todavía está lejos de poder ser utilizado en humanos. A pesar de ser la aproximación artificial más cercana a un corazón real, el dispositivo todavía necesita mucho trabajo. Como se detalla en la revista Artificial Organs, el corazón sólo dura unos 3.000 latidos, o aproximadamente 45 minutos, debido a la tensión ejercida sobre el material de silicona mientras bombea.

En palabras de Nicholas Cohrs, estudiante de doctorado en ETH Zurich:

Esto fue simplemente una prueba de viabilidad. Nuestro objetivo no era presentar un corazón listo para la implantación, sino pensar en una nueva dirección para el desarrollo de corazones artificiales.