No es secreto que el café es una de las bebidas más consumidas en el mundo. Algunos simplemente aman su sabor, mientras que otros utilizan la bebida para mantenerse despiertos. Esto tiene ciencia bastante interesante detrás, así que es momento de entender cómo funciona la cafeína.

Cómo funciona la cafeína

Gracias a su propiedades estimulantes, esta droga se emplea diariamente por millones de personas para preparase por las mañanas para una jornada de trabajo. Aún más interesante es que sus propiedades le ha valido que se incluya en todo tipo de productos, como jugos, refrescos, medicamentos, suplementos nutricios y muchos más.

Todo comienza con la molécula de adenosina, un nucleósido que también encontramos en el ADN. Esta partícula es resultado directo de el uso de energía por el cuerpo. Una vez que se ha producido buena cantidad de esta, se une a sus receptores en el cerebro y causa que se disminuya la actividad de ciertos procesos metabólicos.

La cafeína, para nuestra suerte, tiene una forma similar a la adenosina. Debido a ello, es capaz de unirse a los receptores de adenosina, pero sin activarlos. El resultado es que la adenosina no puede llevar a cabo su actividad para disminuir el metabolismo, por lo que nos ponemos alerta.

Este efecto disminuye conforme más cafeína consumes, pero puede recuperarse tras abandonar su consumo por unos días.