Es curioso lo rápido que nos olvidamos de cómo eran las aplicaciones cuando comenzamos a utilizarlas. Todos los días pasan por nuestra mano pero, en cuanto deciden modificar su diseño, no pasan ni 24 horas cuando su anterior imagen se borra de nuestro cerebro.

Las aplicaciones vienen y se van. Muchas de las que más se utilizaban ni siquiera están disponibles ahora (que levante la mano quién no ha bebido una cerveza falsa de la pantalla de su móvil). Pero muchas otras han permanecido con nosotros. No obstante, se puede ver cómo los cambios y tendencias de diseño han hecho mella en todas.

Iconos minimalistas, colores planos y un poco de sentido común han hecho que la mayoría de aplicaciones se parezcan más que nunca. Ahora saltamos de una app a otra con simples gestos y rápidamente identificamos botones similares para realizar cualquier tipo de tarea.

Facebook

Twitter

Evernote

Shazam

Netflix

Pandora

Google Earth

Fuente: TNW