Si alguna vez has pensado en recurrir al papel de aluminio para mejorar la conexión Wi-Fi de tu casa, resulta que no es tan mala idea. Según informa EurekAlert, investigadores del Dartmouth College han descubierto que reflectores de señal impresos en 3D, que consisten en una fina capa de metal y plástico, pueden mejorar la señal inalámbrica dentro de una casa.

Así consiguieron mejorar la conexión Wi-Fi con aluminio

Los experimentos se basaron en la idea de utilizar una lata de aluminio detrás de un router para dirigir la señal lejos de las paredes de una habitación. El equipo fue capaz de analizar un espacio y crear un reflector personalizado capaz de optimizar la señal Wi-Fi en esa habitación.

Luego, introdujeron sus datos en un programa personalizado llamado WiPrint que diseñó el reflector óptimo, que obtuvieron posteriormente utilizando una impresora 3D. El último paso fue cubrir el objeto con papel de aluminio y colocarlo en el router. Puedes ver una demostración en el siguiente video:

Sin duda, esta solución resuelve múltiples problemas con las señales Wi-Fi. En primer lugar, es barato; si tienes acceso a una impresora 3D, sólo te costará unos 35 dólares. Las antenas direccionales cuestan mucho más que eso.

En segundo lugar, te permite controlar tu señal WiFi, lo que tiene más beneficios de los que crees. No sólo te asegura de tener la señal en las habitaciones que necesitas, sino que también te permite cortar la señal donde no la tienes. Esto mejora la seguridad física, garantizando que vecinos (y malhechores en general) no puedan acceder a tu Red.

El siguiente paso del equipo es averiguar cómo diseñar reflectores que estén hechos de un material diferente al plástico impreso en 3D. La idea es crear un objeto que pueda cambiar de forma si el diseño de la habitación cambia. Es posible que esto no amplíe el área de cobertura de tu router, pero seguro que obtendrás una señal más fuerte en las áreas que más la necesitas.

8 consejos para mejorar tu conexión Wi-Fi