Si estás pensando en cambiar de router para tener mejor conexión Wi-Fi en tu casa, deberías echarle un ojo a sus características. Hay ciertas prestaciones que no son realmente importantes para tener una buena señal, pero otras que sí marcarán la diferencia. Aquí te mostramos las principales.

Características principales del router Wi-Fi

Una característica esencial del router es una que beneficie a todo el mundo sin importar quién eres o para qué utilizas Internet. Las echarás mucho de menos si compra un router barato o anticuado que carece de ellas.

router lego

Dual-band

Un router de banda dual puede transmitir datos en dos frecuencias: 2.4GHz (antiguo) y 5.0GHz (más nuevo). La banda de 2.4GHz es compatible con los dispositivos más antiguos, tiene un rango más largo, usa menos energía, pero es más lenta. No todos los dispositivos soportan la banda de 5.0GHz, y tiene un rango más corto, pero es más rápida.

802.11ac

Este es el último estándar de Wi-Fi convencional (comparado con el 802.11n, 802.11g y 802.11b), ofreciendo una velocidad Wi-Fi más rápida, un mayor rango de conexión y compatibilidad con versiones anteriores. Eso significa que un router 802.11ac funcionará bien con dispositivos antiguos.

MU-MIMO

Un router sin MU-MIMO puede quedar bloqueado porque tiene que servir datos a los dispositivos conectados de uno en uno (como un dealer que reparte cartas a una mesa). Con MU-MIMO, el router puede suministrar datos simultáneamente a los dispositivos conectados, lo que mejora la velocidad de transferencia de datos.

Calidad de servicio

A veces llamado Control de ancho de banda, la calidad del servicio es una característica que permite al router priorizar ciertos dispositivos (por ejemplo, tu PC) o ciertos tipos de tráfico (por ejemplo, streamings de Netflix) sobre otro tráfico de Internet. Esto resulta útil cuando alguien en la red está acaparando ancho de banda.

Redes de invitados

¿No quieres dar tu contraseña Wi-Fi a gente que va a tu casa? Los routers más modernos pueden crear una red “de invitados” con otro nombre y contraseña, y no interferirá con la red “principal” del router.

Puertos Gigabit Ethernet

Para tener el máximo rendimiento, es obvie que es mejor cambiar de Wi-Fi a Ethernet. Pero no te conformes con un router con puertos Fast Ethernet, que funciona a 100Mbps. Trata de encontrar alguno con puertos Gigabit Ethernet, que admiten velocidades de hasta 1.000 Mbps.

Antenas externas

En general, las antenas externas proporcionan una conexión Wi-Fi más fiable que las antenas internas, lo que significa un mayor alcance y señales más fuertes.

Puede que las siguientes funciones no sean importantes para tener una buena conexión Wi-Fi en tu casa, pero es posible que en alguna situación sirvan de algo. Lo más probable es que puedas pasar sin ellas: control parental, puertos USB, conexión mediante WPS, Universal Plug and Play (dispositivos que se encuentran al estar conectados en la misma red) y red en malla (mesh network).

Eso sí, no olvides el papel de aluminio.