Me encanta correr. Desde hace 6 años se ha convertido en una de mis aficiones favoritas, y no solo a nivel deportivo, sino como meditación prácticamente diaria. Cada 2-3 meses intento ir a alguna carrera para motivarme a salir, pero también busco mejorar mis marcas y llevar un histórico de tiempos y lugares por los que corro. Sin embargo, esto es algo complicado a menos que lleve algún dispositivo a los entrenamientos. Por eso, he probado algunos de los mejores relojes para correr que hay en el mercado.

Me resulta incómodo ir con el móvil, por lo que un reloj para correr es una solución ideal para ver tiempos, distancias o el ritmo cardíaco. De esta manera, puedo llevar un registro de todo sin tener que ir con enormes brazaletes o cosas por el estilo.

3 relojes para correr que merece la pena probar

En este test, he probado tres modelos durante 3 semanas: el M430 de Polar, el Forerunner 235 de Garmin y el Spartan Trainer Wrist HR de Suunto; tres relojes con GPS y pulsómetro incorporado, lo cual te evita tener que llevar una cinta en el pecho para medir la frecuencia cardíaca.

pulsómetro

Comenzaré diciendo que tengo una muñeca bastante pequeña, por lo que cualquier reloj mínimamente grande ya me resulta un poco incómodo. Sin embargo, este no ha sido el caso con ninguno de los 3 relojes deportivos.

Los tres tienen correas de silicona, por lo que se adaptan a la perfección. Puede dar la sensación que los sensores para la frecuencia cardíaca sean incómodos, pero tampoco ha sido el caso. De hecho, las marcas recomiendan ajustar fuerte el reloj para que la medida de los pulsómetros sea más acertada. En ninguna de mis carreras he notado que estaban ahí.

Entre otras características, los tres relojes se conectan por Bluetooth al móvil (por lo que puedes recibir notificaciones de las aplicaciones), tienen seguimiento de actividad diaria y sueño, son compatibles con programas de entrenamiento y planes personalizados y tienen pantalla retroiluminada. Sin embargo, estas opciones no son las que marcan la diferencia entre cada uno de los relojes.

Pero vayamos al detalle.

Diferencias en el GPS

Uno de los puntos clave de este tipo de relojes de correr, es la precisión del GPS. Aquí hay que hacer una distinción en cada modelo, ya que no todos utilizan la misma tecnología:

  • M430:  Assisted GPS (recuerda la posición de los satélites durante 13 días, haciendo que se conecte más rápido al tener guardadas las localizaciones).
  • Forerunner 235: GPS o GPS + GLONASS.
  • Spartan Trainer Wrist: GPS (exactitud Máxima: Intervalo de posicionamiento de 1 segundo; Buena: cada 20 segundos; OK: cada 60 segundos).

A menos que sea una carrera larga o de montaña, lo ideal es que los relojes lleven activado la opción de máxima precisión. A la hora de conectarse a los satélites hay que tener en cuenta que las condiciones climáticas (si hay nubes), si hay edificios alrededor o la vegetación serán factores que afectarán a la rapidez con la que se conecten.

En este sentido, en la mayoría de entrenamientos los relojes tardaron solo unos segundos en conectarse a la señal de los satélites (no suelen tardar más de 15), aunque ha sido con el Garmin con el que más veces he tenido que esperar (en algunas ocasiones hasta 3-4 minutos o desplazarme 500 metros hacia una zona más despejada).

polar m430

Para probar la exactitud del GPS, realicé una carrera de 10km homologados con un par de compañeros,  y cada reloj obtuvo una medida diferente:

  • Polar M430: 10.2 km
  • Garmin Forerunner 235: 10.14 km
  • Suunto Spartan Trainer: 10.40 km

Es posible que esas diferencias se deban a que la trazada por la carretera no fue la misma en los 3 casos (aunque era un circuíto urbano, y no hay demasiada posibilidad de desviarse tanto). De todas formas, me parece que todo lo que sea más de 100 metros de diferencia es una distancia demasiado grande.

Sistema de conexión

Antes de pasar a la duración de la batería, lo primero que me llamó la atención fue el tipo de conexión que utilizan para cargarse. Ninguno de estos 3 modelos utilizan cables micro-USB, sino que tienen sus propios diseños de anclaje. En otros relojes sí utilizan cables “normales”, de manera que si lo pierdes  o no lo tienes a mano, puedes utilizar otro como el del móvil.

Duración de la batería

Mi experiencia con los tres relojes ha sido similar, teniendo que cargarlo cada 2-3 entrenamientos, teniendo en cuenta que cada uno suele ser de 1 hora. En mi caso, esto supone tener que cargarlo cada 4-5 días (teniendo en cuenta que los 3 relojes siempre están configurados con la capacidad máxima de GPS).

Estas son las especificaciones de cada uno de los relojes para correr:

  • Polar M430: hasta 8 horas de entrenamiento con GPS y sensor óptico de frecuencia cardíaca.
  • Garmin Forerunner 235: Modo inteligente hasta 9 días; Modo GPS hasta 11 horas.
  • Suunto Spartan Trainer: 10 horas en modo entrenamiento (y hasta 30 horas con opciones de ahorro de energía).

Para finalizar, comparto algunos detalles tanto a nivel de especificaciones, como de valoración personal a la hora de utilizar cada modelo.

Suunto Spartan Trainer Wrist HR

Además de servir como reloj para correr o hacer bicicleta, el Spartan es el único de los tres que cuenta con opciones para otros deportes como natación, triatlón, etc.

suunto gif

  • A favor:
    • Su diseño más moderno y deportivo.
    • Se conecta rápidamente a los satélites.
    • Software más moderno.
  • En contra:
    • Botones, (da la sensación de que no los pulsas).
    • Inicio de carrera: desde que pulsas el botón para “iniciar carrera” hasta que el cronómetro empieza a correr, pasan unas décimas, por lo que no sabes muy bien si realmente lo has pulsado.
    • Su aplicación móvil (poca información y mala sincronización).

Spartan Trainer Wrist HR (279 dólares): página web.

Garmin Forerunner 235

Una de las primeras cosas que más he agradecido al utilizar el Garmin por primera vez, es que hay iconos en la esfera indicando qué significa cada botón. Puede parecer una banalidad, ya que los 3 relojes tienen cinco botones y funcionan de manera similar, pero el hecho de cada uno de ellos tenga una forma diferente de parar el tiempo o de moverse entre los menús, hace que ese pequeño detalle ayude a dominar su uso rápidamente (aunque con el paso del tiempo uno acaba interiorizando los controles).

garmin gif

  • A favor:
    • Su diseño hace que sea muy ligero en la muñeca.
    • Botones “pulsables”.
    • La visualización de los datos durante entrenamiento es clara y con números grandes.
    • Rápida sincronización con la app móvil.
  • En contra:
    • Problemas puntuales con la conexión a GPS.

Garmin Forerunner 235 (299.99 dólares): página web.

Polar M430

De los tres relojes para correr es el que tiene un diseño de software más retro, recordando un poco a un Pebble. De hecho, su diseño poco ha cambiado en comparación con su modelo anterior (el M400). Por lo demás, el Polar M430 funciona a la perfección, tanto nivel de batería, como conexión GPS.

En donde sí he tenido algún problema ha sido a la hora de sincronizar con el móvil, pero tras realizar un reestablecimiento de fábrica ha vuelto a funcionar correctamente.

polar

  • A favor:
    • Más económico.
    • El diseño retro que recuerda a los Pebble.
    • Botones “pulsables”.
  • En contra:
    • Sin alertas sonoras (solo vibración).
    • Su aplicación móvil.

Polar M430 (229.95 dólares): página web.

En conclusión, nos encontramos ante tres magníficos relojes que han cumplido a la perfección mis espectactivas, relojes que permiten tener un control elevado de numerosos parámetros, resultando muy interesantes tanto si estás comenzando con el mundo del running como si estás a niveles más avanzados.