El abuso y el discurso del odio son temas realmente delicados dentro de las redes sociales. Twitter lo sabe, y a las opciones para reportar casos de acoso que añadió a finales del año pasado, ahora comienza a hacer cumplir nuevas reglas relacionadas con la forma en que maneja la conducta de odio y el comportamiento abusivo en su plataforma.

Así es la nueva política de Twitter en torno al discurso del odio

Twitter explica que además de amenazar con violencia o daño físico, también buscará cuentas afiliadas a grupos que promuevan la violencia contra los ciudadanos para promover sus causas. Esto incluye a cualquier grupo que fomente la violencia dentro o fuera de la plataforma de Twitter, pero no se aplica a entidades militares o gubernamentales.

La red social también dice que considerará excepciones a los grupos que se dedican a la resolución pacífica de los problemas.

Por otra parte, cualquier contenido que glorifique la violencia o a perpetradores de un acto violento también violará las nuevas políticas de Twitter. Esto significa que alguien como Jason Kessler, organizador de la manifestación de supremacistas blancos en Charlottesville, Virginia, podría ser eliminado de la red social por utilizar tweets como el que publicó sobre Heather Heyer, la manifestante asesinada en el evento.

Twitter detalla que sus políticas incluirán celebrar “cualquier acto violento de una manera que pueda inspirar a otros a repetirlo, o cualquier violencia en la que las personas hayan sido blanco de ataques debido a su pertenencia a un grupo protegido”.

Eso significa que los usuarios no pueden ocultar sus insultos racistas o sexistas en su biografía sin una penalización. Twitter también buscará en la información de perfil este tipo de amenazas violentas, cualquier declaración destinada a incitar al miedo, o cualquier otra cosa que reduzca a alguien a ser “menos que un humano”.

Aunque la red social ha dicho que comenzará a aplicar sus políticas hoy mismo, señaló que aún puede cometer algunos errores. La compañía agregó que también está trabajando en un proceso ‘contundente’ de apelaciones para aquellos usuarios que están marcados.