Un sádico YouTuber y llamado Chili Klaus ha tenido la idea más extraña de estas navidades. En su último video, este fanático de los chiles le dio a cada uno de los miembros del Coro de Niños Herning pimientos picantes para que comiesen antes de seguir cantando un villancico.

Como era de esperar, el coro se derrumba: mientras los chicos se esfuerzan por seguir adelante, muchos de ellos se ven con la cara enrojecida y asfixiados mientras tratan de lidiar con el calor.

Tengo un mensaje para ti, Chili Klaus: solo porque puedas, no significa que debas. La próxima vez, te invito a que intentes hacer algo “más valiente” como este personaje.