Islandia siempre ha sido uno de los países más progresistas en el campo de la igualdad. Y este pasado lunes ha dado un nuevo paso en esta tema, convirtiéndose en el primer país ilegalizar las diferencias salariales, de manera que una persona debe tener la misma remuneración por un trabajo sin importar el sexo, su género, grupo étnico, identidad sexual, nacionalidad o religión.

Bajo estas nuevas normas, las empresas y diferentes organismos que tengan al menos a 25 personas tendrán que obtener una certificación gubernamental de sus políticas sobre paridad salarial.

Aquellos que no demuestren la paridad salarial serán multados.

Hablando sobre la nueva legislación, Dagny Osk Aradottir Pind, miembro de la junta directiva de la Asociación Islandesa de Derechos de la Mujer dijo lo siguiente:

Es un mecanismo para asegurar que mujeres y hombres reciban el mismo salario. Hemos tenido una legislación que dice que la remuneración debería ser igual para hombres y mujeres desde hace décadas, pero todavía existe una diferencia de retribución.

Durante los últimos nueve años, el Foro Económico Mundial (FEM) ha clasificado a Islandia como el país con mayor igualdad de género del mundo. El Informe Global de Brecha de Género utiliza indicadores como la oportunidad económica, el poder político, salud y subsistencia para medir el estado de la igualdad de género en un país. En este informe, México ocupa el puesto 81 del mundo.

Fuente: Al Jazeera